Entrega del Pepino de Oro al Presidente de la Republica Evo Morales

El Anata — Carnaval Paceño se inscribe como un período importante dentro del calendario de tradiciones en el Departamento de La Paz, así como lo es en Bolivia y el mundo. Su apogeo estos últimos años ha recibido el beneplácito de la ciudadanía, así como el reconocimiento de las autoridades; la atención de la prensa; y el interés de estudiosos e historiadores.

Gran parte de su recuperación y brillo, para que este período festivo haya alcanzado tal relevancia dentro del contexto nacional, recién equiparable a otras celebraciones en el orden tradicional y folklórico importantes del país, sin duda se debe a la labor que realiza la Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño, Institución cívica cultural, que a partir del año 2005, se hace cargo, —en los hechos— de su promoción y difusión.

Como “Motor fundamental del Carnaval”, esta joven Entidad se ha ocupado inicialmente de salvaguardar la Fiesta del Anata — Carnaval Paceño, elaborando su proyecto de Declaratoria de “Patrimonio Cultural del Departamento de La Paz”, (Resolución Prefectural Nº.1459/2006); así como de las danzas: Morenada, Kullawada, Caporales, Waca Tokh´oris y Llamerada, con el propósito de evitar su apropiación y uso indebido.

De la misma manera, la Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño, ha promovido —según lo expresa el Informe C.D.H.C. Nº.297/09/BRS de la Comisión de Desarrollo Humano y Culturas, de 18 de Noviembre de 2009— la Declaración a la fiesta tradicional de los paceños: “Anata — Carnaval Paceño”, con las expresiones del Corso Infantil, Entrada Tradicional de Pepinos y Farándula Carnavalera, Martes de Ch’alla, Entierro del Pepino y la Entrada de Ch´utas en Domingo de Tentación, como “Patrimonio Cultural Intangible del Municipio de la ciudad de La Paz”.

A lo largo de su joven trayectoria, esta Institución también ha recibido importantes reconocimientos de parte de instituciones cívicas y del Estado Plurinacional, siendo la más reciente la del municipio, que a través del Concejo Municipal de la Ciudad de Nuestra Señora de La Paz, en Julio de 2010 decidió por unanimidad, otorgarle la Condecoración: Medalla “Prócer Pedro Domingo Murillo” en el Grado de Honor Cívico, por su destacada labor en beneficio de la recuperación de las tradiciones y costumbres de los paceños “confirmando su lugar en la sociedad civil como contraparte de las instituciones del Estado encargadas de su promoción y fomento”.

La conformación de esta joven Entidad obedece en parte al abandono que de un tiempo atrás amenazaba el desarrollo del Carnaval paceño, con vicisitudes que iban desde la desmotivación institucional para su promoción, hasta la abusiva pretensión de querer reemplazar eventos de esta fiesta tan costumbrista, por una mala copia del fastuoso Carnaval de Oruro; uno de sus célebres promotores planteaba incluso la desaparición del Pepino.

El Carnaval paceño esta última década, se convirtió de una celebración nacional, en una celebración familiar—barrial, librada a su suerte, sin ningún interés ni presencia oficial, al punto que era atendido a escasos días de su realización, pasada la inauguración de la “Alasita”.

Tras esta situación es innegable que hubo intentos esporádicos por “recuperar” un Carnaval de antaño, aunque lamentablemente no llegaban a considerar una activa participación ciudadana, ni de sus personajes más representativos como el Pepino, mucho menos del emergente “Ch´uta” que hasta ese entonces era discriminado en su propia tierra.

El malestar generalizado en la ciudadanía por aquella desatención no encontraba los mecanismos necesarios para encauzar la promoción de su fiesta; más adelante irónicamente dichos embates fueron los que la fortalecieron e incidieron en su vertiginosa recuperación.

Si bien los Ch´utas tuvieron vigencia desde hace mucho tiempo en las entradas carnavaleras que se desarrollaban en la ciudad de La Paz, de manera curiosa, eran invisibilizados en el conjunto de las comparsas participantes.

El Ch´uta fue el personaje no deseado de muchos paceños, era el infiltrado que acompañaba a su pareja. “Montado” encima de los últimos camiones de la Entrada, representando a los diferentes mercados paceños, anunciaba el epílogo de ésta.

Ni siquiera los alcaldes tan renombrados en el rescate de los carnavales se ocuparon de poner en valor su presencia, intentando a lo sumo, ubicarlo detrás del Pepino, vistiéndose como ellos, como una “exquisitez”, sólo para concebirse más popular.

El Carnaval estaba cojo, sin identidad, ni oficialidad; como llega a deducir la investigadora Beatriz Rossells cuando escribe: “El periodo del resurgimiento de los Ch´utas coincide con la desorganización del Carnaval tradicional de la ciudad de La Paz”, y continúa: “Es evidente la influencia de las entidades culturales del municipio… es decir, estos pueden agrandar o disminuir, fortalecer o debilitar una fiesta…”

La Asociación de Ch´utas y Pepinos del Tejar, gestada el año 2000 en la Casa de la Cultura para formalizar la entrada de Ch´utas de la zona del Cementerio; cambió su nombre en un congreso de carnavaleros a Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño, ante la necesidad de una Institución autónoma que tenga una verdadera vocación de servicio, que posibilite una mayor atención a estas expresiones cívico—culturales; además de apuntalar una gestión que realce el Carnaval Ch´ukuta.

Su creación genera un indiscutible giro en la estructura festiva, así como de comprensión del Carnaval paceño, situando al Ch´uta, de figura marginal en pareja inseparable del Pepino, adhiriéndose a otras iniciativas de grupos como Música de Maestros y del jiska anata con su actividad del día Lunes de Carnaval.

Su trayectoria se inicia en los hechos a partir del año 2005, con la finalidad de resucitar el Carnaval, impulsando y consolidado una intensa campaña carnavalera, cuyo objetivo esencial desde un inicio, no sólo es de reconstruir una entrada zonal, sino una fiesta departamental.

Ese año el Carnaval paceño inicia su vertiginoso ascenso, presentando en conferencia de prensa con el primer afiche promocional de su historia bajo el nombre de “Carnaval Ch´ukuta 2005”, con la firme intención de motivar a la ciudadanía a salir del letargo al que se la había acostumbrado. En adelante año tras año, una producción gráfica con diversas temáticas motivacionales, así como de sensibilización se utiliza para la delineación de una intensa campaña de levantamiento de imagen involucrando a los más importantes artistas plásticos, fotógrafos y artesanos; así se encaró el “Carnaval Ch´ukuta 2006”; “Carnaval de la Unidad” el 2007; “Carnaval Paceño 2008”; “Carnaval del Bicentenario” el 2009, el “Anata — Carnaval Paceño” 2010, etc.

Nuevas propuestas apoyan el reposicionamiento del Carnaval paceño como la Elección de los principales personajes del Carnaval paceño: los Ch´utas y el Pepino el 2005. Al año siguiente el “Desentierro del Pepino”; la Elección de la Reina del Carnaval Paceño; la Elección del Ch´uta, el Pepino y la Chola Paceña; y la reposición de la antigua “Mascarada”; además de un robustecido “Entierro del Pepino” y la Tradicional Entrada de Domingo de Tentación.

Uno de los objetivos de la Asociación de Comparsas fue la generación de actividades, que de alguna manera involucren a diversos sectores de la ciudadanía, es así que el 2007 se decide la activa participación de sus “comparsitas” en el Corso Infantil en el centro de la ciudad; así como la generación de uno similar en la zona Sur, además de la Elección del Ch´utita, Pepinito y Cholita Paceña y la Elección de la Reina del Carnaval Infantil; como parte de una política cultural encaminada a promover desde pequeños el amor a nuestras expresiones culturales.

Las precarnavaleras de fin de semana mantienen en constante expectativa a la ciudadanía paceña con temáticas como el “Matrimonio del Pepino” (que al final no se materializó) 2008; o su “Cumpleaños”, celebrando el Bicentenario de la gesta revolucionaria de los paceños el 2009; entre muchas otras.

Ese año se involucra a los adultos mayores, organizando la Elección de la “Reina de los Años Dorados”, apoyados por la Clínica Geriátrica Corazón de Jesús y la Asociación de Damas Voluntarias Ada Volcán.

Este incansable activismo que caracteriza al Carnaval paceño, permite a la Asociación de Comparsas instituir el Acto de entrega de las Llaves de la ciudad al Pepino y la gala de reconocimiento a personalidades que aportan al crecimiento de la fiesta, con la entrega del “Pepino de Oro”, elaborado por reconocidos artistas plásticos y que en primera instancia fue entregado al mismísimo Presidente de la República, Evo Morales Ayma en Palacio de Gobierno.

Una intensa movida cultural compromete la adhesión de sectores como las academias de danza; de músicos, generando un concurso de composición del tema oficial del Carnaval; y de pintores, escultores, artesanos bordadores y mascareros, que invaden las salas de exposiciones con interesantes muestras individuales y colectivas con la temática de esta tradición tan motivadora.

La reivindicación del Ch´uta y el Pepino como los principales personajes del Carnaval de los paceños, no sólo ha cambiado su fisonomía cultural y diversa a la ciudad de La Paz, sino al resto del Departamento, principalmente en la Provincia Pacajes, que acoge a importantes localidades que han dado origen al Ch´uta como Coro Coro, Achiri y Comanche, dándose en Caquiaviri, el inicio oficial del Anata — Carnaval Paceño a nivel departamental el 17 de Enero. El auge y consolidación de los Ch´utas llega en realidad a las 20 provincias paceñas que se suman a esta celebración con miles de danzarines.

El nivel de expansión que vive el Carnaval Ch´ukuta pareciera no tener límites. De ahí que en departamentos como Tarija, Beni y Santa Cruz, los residentes paceños han arraigado un programa carnavalero Ch´ukuta, que la Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño apoya desde el mes de Noviembre (véase programación 2010) trasladando al Pepino para formalizar con su llegada el inicio de las actividades carnavaleras de los residentes del interior.

Más allá de las fronteras la Asociación de Comparsas tiene presencia institucional en el Carnaval del Sol en Arica, Chile, donde comparsas de residentes bolivianos reivindican nuestras danzas en el contexto internacional, generando además un importante movimiento económico que beneficia a nuestros músicos y artesanos.

Gracias a políticas culturales emprendidas por esta Institución se ha posicionado al Ch´uta y el Pepino, vacunándolos de su saqueo cultural y apropiación indebida, lo que les permite ser reconocidos como paceños en todos los confines del mundo.

Si hasta hace poco el Carnaval en La Paz, fue una buena razón para alejarse del bullicio de la ciudad, viajar a descansar a las playas de Arica o Cancún, —como lo hizo aquella alcaldesa—; así como conocer carnavales de mayor renombre, en lugar del paceño, que era frío y k´aima (aburrido).

Hoy en día la situación ha cambiado y ya muy pocos huyen del Carnaval paceño, que ha sabido ganarse su lugar este último tiempo y eso es un logro de los propios paceños, que han sabido imponerse a la indiferencia de la oficialidad y que han aportado para la reconstrucción de un “Carnaval de verdad”. Una fiesta con personalidad propia que fomenta y valora lo nuestro, principalmente a sus Ch’utas y a sus pepinos; la ritualidad de su Ch’alla y la convivencia con la Pachamama; a sus entusiastas comparsas con complicados nombres como los “Suspicaces” de antes y los “Calhambeques” de ahora; a sus bandas de bronce, pero también a sus pinquilladas, mohoseñadas y tarqueadas.

Ahora la Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño les invita a preservarlo y vivirlo cada vez con mayor fuerza e identidad.

* Javier Escalier Orihuela es Presidente de la Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño

   
   
 
   
Presidente
Javier Gustavo Escalier Orihuela
   
Vicepresidente
Emilio Llusco Valdez
   
Fiscal General
Gregorio Machicado Coaquira
   
Secretario de Hacienda
Daniel Aruquipa
   
Secretaría de Comunicación
Víctor Rodríguez
   
Secretaría de Actas
Maria Elena Medrano
   
Secretaría de Organización
Alfredo Vega
   
Secretaría de Organización
Vicente Chávez Aguilar
   
Asesor General
Ramiro Lazo Tito
   
 
   
Líder Aruquipa Mamani
   
Roger Jhony Paco
   
Vicente Chávez Aguilar
   
IMAGENES
   

Personalidad jurídica.- Resolución prefectural Nº 1164 / 07

La Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño —en su origen— fue organizada el 22 de Febrero de 2000 bajo el nombre de “Asociación de Comparsas de Ch’utas y Pepinos del Tejar”; sin embargo el 6 de Enero de 2004, por decisión de sus miembros asociados, en un ámbito de apertura de lo zonal a lo departamental cambió su denominativo a “Asociación de Comparsas, Ch’utas y Pepinos del Carnaval paceño”, eliminando posteriormente el término de Ch’utas y Pepinos, en el entendido que la fiesta más importante de los paceños aglutina a diversas géneros, segmentos y zonas.

En la actualidad esta Institución se constituye en una asociación civil de carácter folklórico, cultural y autónomo en sus funciones, consolidada legalmente en magno Congreso realizado el 14 de Octubre de 2006, que le permite regirse a partir de entonces por su Estatuto Orgánico y Reglamento, Constitución Política del Estado y todas las disposiciones legales vigentes.

“La Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño, ha tomado en los hechos el papel de organizador y guía de la fiesta a nombre de la identidad y tradición. Su antigüedad, su consistencia y continuidad como Institución y principalmente su legitimidad, la han consolidado como actor principal y gestor de la fiesta Carnavalera de los paceños, confirmando su lugar en la sociedad civil como contraparte de las instituciones del Estado encargadas de la promoción y fomento de estas fiestas”.

“Esta situación ha servido para que la Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño concentre el poder de planificación y organización en el plano social y el de la reinvención y resignificación en el plano cultural”. (Colección Fiesta Popular Paceña, Tomo 1).

Es el de salvaguardar la puesta en valor de una fiesta y su configuración en el centro y laderas de la ciudad de La Paz, como un elemento de resistencia cultural y de pervivencia de usos y costumbres fuertemente ligados a la cosmovisión andina, apelando a estrategias de adecuación, sincretismo y a sus usos y costumbres, buscando una apropiación simbólica de nuestros espacios, de manera que pervivan sus creencias, manteniendo como personajes centrales al Ch’uta, la Chola y el Pepino.

Preservar y fomentar el Folklore y la Cultura y particularmente las tradiciones y costumbres del Carnaval paceño de antaño.

Organizar e incentivar todas las manifestaciones tradicionales, culturales y folklóricas del Carnaval paceño.

Promover foros, seminarios, disertaciones, debates, conferencias, encuentros intelectuales y otros eventos que contribuyan al engrandecimiento del tradicional y costumbrista Carnaval paceño y que recuperen y mantengan la esencia en temas como la música, coreografía y vestimenta.

Se reconoce la labor de Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño, como la Institución que ha levantado el nombre y actividades tradicionales, como costumbristas de la ciudad de La Paz, habiendo realizado un invalorable aporte al crecimiento de nuestras tradiciones.

Esta Institución, principal impulsora de este tipo de manifestaciones, ha contribuido como proyectista a la Declaratoria de Patrimonio Cultural del Departamento de La Paz, a la Fiesta Andina de la Anata y Carnaval Paceño, (según consta en la Resolución Prefectural Nº.1459/2006; así como a las danzas de la Morenada, Kullawada, Caporales, Waca Tokhoris y la Llamerada, con el propósito de evitar su apropiación y uso indebido.

La Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño, también ha sido promotora –según consta en el Informe C.D.H.C. Nº.297/09/BRS a la Comisión de Desarrollo Humano y Culturas, de fecha 18 de Noviembre de 2009– para que se declare a la fiesta tradicional de los paceños Anata – Carnaval Paceño, con las expresiones del Corso Infantil, Entrada Tradicional de Pepinos y Farándula Carnavalera, Martes de Ch’alla, Entierro del Pepino y la Entrada de Ch´utas en Domingo de Tentación, como Patrimonio Cultural Intangible del Municipio de La Paz.

La ciudad de La Paz, le reconoce a esta Institución, la donación, como un aporte a la conmemoración del Año del Bicentenario del Primer Grito Libertario en América Latina de 1809, del Monumento al Ch’uta y el Pepino Paceño, establecido en la zona del Cementerio General (El Tejar) y entregado a la Junta de vecinos de dicha zona.

La Asociación de Comparsas del Carnaval Paceño, a través de su brazo cultural, la Fundación para el Desarrollo, Promoción y Difusión de la Cultura “Poder del Folklore”, ha donado a la zona de Chijini, Gran Poder, el Monumento en honor al Señor Jesús del Gran Poder, entregado a la Junta de vecinos de dicha zona.

 
 
Carnaval Paceña
Entel

Diseño MegaLink • © 2010• Derechos Reservados